¿Qué es la caries dental?

 

Es una enfermedad infectocontagiosa compleja y multifactorial, producida por bacterias, que actúan sobre los tejidos mineralizados del diente.

Existe en todo el mundo afectando a todos los individuos sin importar edad, sexo ni raza.

¿Cómo se Produce?

Las bacterias, principalmente el estreptococo Mutans, convierten los alimentos como azucares y almidón en acido, el cualactúa sobre los tejidos mineralizados (duros) de los dientes, produciendo su desmineralización o caries.

¿Cómo se ve una caries?

La caries comienza con una mancha blanca y opaca, que a medida que pasa el tiempo, comienza a aumentar de tamaño y si no recibe tratamiento, se puede formar una cavidad.

¿La caries es dolorosa? 

En un principio la caries no duele, pero a medida que va pasando el tiempo y las bacterias van avanzando al interior del diente, se empieza a producir dolor el cual será mayor mientras más rápido avancen las bacterias.

Si la caries avanza lentamente al interior del diente, el dolor será leve o inexistente.

¿Cómo puedo tratar la caries dental?

La caries dental es una enfermedad irreversible, ya que donde se produjo caries el diente no se va a recuperar, pero se puede detener su crecimiento al acudir al odontólogo, una vez en la consulta este eliminara todo el tejido dañado y en su lugar restaurara la forma del diente con un material especialmente diseñado para este propósito.

¿Qué es una restauración?

Es el material con el que se reemplaza el diente perdido, este puede ser no estético como la amalgama (gris) o estético como el composite. Con estos materiales se devuelve la anatomía y función de las piezas dentarias.

¿En un diente con restauración se puede formar una caries?

Sí, siempre que permanezca un remanente dentario se puede volver a formar una caries en otro lugar o en el margen de la restauración, al no tener buena higiene y dieta balanceada.

¿Cómo puedo prevenir la caries dental?

Realizando un correcto cepillado diario después de cada comida, y acudiendo a limpiezas periódicas con tu odontólogo, quien puede reforzar o enseñar cómo se realiza la higiene dental.

Disminuyendo el consumo de alimentos o bebidas azucaradas y pegajosas, sobre todo entre comidas o durante la noche, cuando no hay aseo posterior.

Aumentando el consumo de agua, frutas y verduras.

Usando pastas dentales con flúor y realizando aplicaciones periódicas de flúor tópico con tu odontólogo.

Realizando visitas a tu odontólogo, 2 o 3 veces al año, para detectar caries en etapas tempranas.